La música y la mejora de la calidad de vida de los que más lo necesitan

Archivo para la Categoría "Technology"

Musicoterapia para embriones

Copiamos textualmente la noticia publicada en efefuturo.com. Impresionante!.

“Laura y Marta son los primeros bebés que nacen en el mundo tras ser fecundados con música. Se mueven, juegan y parlotean como otros bebés de su edad, aunque la música juega una papel especial en su vida desde el mismo momento de su fecundación.

Sus padres, una pareja de Barcelona, recurrieron a la Fecundación In Vitro tras varios años de infertilidad. Como ellos, otras parejas españolas y de otros 16 países ya han conseguido ser padres mediante este nuevo avance de la Reproducción Asistida.

El nacimiento de Laura y Marta ha sido posible gracias a un programa pionero de I+D+i que Institut Marquès presentó el pasado mes de julio en el congreso de la Sociedad Europea de Reproducción (ESHRE) en Londres.

La innovación se basa en la aplicación de micro vibraciones musicales en las incubadoras de embriones en las que permanecen los óvulos antes de ser fecundados hasta el día en que son implantados en el útero de la mujer.

“Las vibraciones de la música remueven los medios de cultivo en los que se encuentra el ovocito, producen un reparto más homogéneo de los nutrientes que necesita y evitan que se acumulen los productos tóxicos.

Todo ello comporta una mejora del 5 % de la tasa de fecundación, es decir, de las posibilidades de que el espermatozoide fecunde el ovocito” apunta la Dra. Marisa López-Teijón, Jefa de Reproducción Asistida de Institut Marquès y principal autora del estudio.

¿Musicoterapia para embriones?

Los efectos de la música en el embrión durante la gestación han sido ampliamente estudiados. Se sabe que en el feto el oído empieza a formarse durante las primeras semanas y que es el sentido que alcanza un mayor desarrollo intrauterino.

El feto no sólo percibe sonidos del exterior sino que es capaz de identificar la voz de su madre e incluso, según estudios recientes, al nacer puede llegar a reconocer esos sonidos.

En el caso de los ovocitos, obviamente se trata de algo totalmente distinto, puesto que el proceso de desarrollo embrionario no se ha iniciado y la música se utiliza únicamente como fuente generadora de vibraciones.

Sin embargo, es inevitable que las parejas que están consiguiendo ser padres con este nuevo sistema se detengan a observar de cerca si sus bebés responden de forma especial ante los estímulos musicales.

En el caso de Laura y Marta, sus padres comentan: “nos hizo mucha gracia enterarnos de que la música favoreció su fecundación, ya hemos observado lo mucho que le gusta a Laura desde que nació y cómo Marta deja de jugar para escuchar mejor una canción y la acompaña moviendo las caderas”.

Reproducir el movimiento en el útero era el gran desafío Los Laboratorios de Reproducción Asistida imitan el ambiente y las condiciones naturales del cuerpo femenino desde el momento en que un espermatozoide avanza al encuentro del óvulo: reproducen los niveles de temperatura, luz y oxígeno que existen de forma natural.

“El gran desafío -afirma la Dra. Marisa López-Teijón- era reproducir los movimientos peristálticos que se dan en las trompas y el útero.

Algunos grupos de investigación lo han lo han hecho aplicando vibraciones mecánicas a las placas de cultivo o incorporando a los medios fluidos dinámicos, nosotros decidimos utilizar la música como fuente de vibraciones”.

Tras el estudio “Impact of exposure to music during in Vitro culture on embryo development” realizado sobre los efectos de la música en la tasa de fecundación, Institut Marquès ha abierto una nueva línea de investigación para medir sus efectos en otras fases del desarrollo embrionario”.

Cuando la tecnología hace música

<code

Música y Tecnología

<code

Musicoterapia contra el asma

Un equipo de investigadores de la UNAM, Universidad Nacional Autónoma de México, en colaboración de la Escuela Nacional de Música están trabajando en el desarrollo de un proyecto de investigación que pretende aliviar el estrés que generan las crisis asmáticas, así como las pruebas que sufren quienes padecen esta enfermedad, a través de la musicoterapia.

En México hay más de 11 millones de personas afectadas de asma, de los cuales 9 millones son menores de ocho años.; una cifra que preocupa mucho en el país ya que va en aumento (aproximadamente un 50% por década).

El equipo de investigadores está compuesto por científicos, músicos y musicólogos; ya que han de tenerse en cuenta todas las disciplinas, puesto que el asma tiene tres componentes: el psicológico, el inmunológico y el respiratorio. Trabajan en el análisis del efecto de la musicoterapia sobre la respuesta psicológica al estrés; para lo que utilizan un aparatdo de madera, con forma de cubo alargado con varias cuerdas de material metálico en su interior, a las que se les puede variar la tensión. En la base del mismo se halla un mecanismo de reloj accionado por corriente eléctrica, el cual permite que rote horizontalmente un plectro que periódicamente tañe las cuerdas del cubo. Esta acción produce un sonido repetitivo, que al variar la longitud de las cuerdas, se pueden obtener sonidos a diferentes frecuencias y, al variar la corriente, se pueden obtener distintos tiempos de repetición de los sonidos.

Estaremos atentos al resultado de estas investigaciones.

 

I Congreso Europeo en Musicoterapia y Terapias No Verbales

La UCV (Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir) ha acogido la semana pasada el I Congreso Europeo en Musicoterapia y  Terapias No Verbales.

El Congreso, organizado por Benenzon España, Fundación Benenzon y la organización del Máster en Musicoterapia de la UCV, se ha desarrollado a partir del modelo del psiquiatra y músico argentino Rolando Benenzon, pionero en musicoterapia, quien fue el encargado de pronunciar la ponencia inaugural, titulada “Profundizando la Teoría de la Comunicación No Verbal”, en la que definió la musicoterapia como una terapia relacional que mejorar la calidad de vida del ser humano.

Además de Benenzon, estuvieron presentes expertos en musicoterapia como Bruno Foti, Mariano Betés, Antonio Aceves, María Vasilou o Margarida da Rocha, quien presentó “El cuerpo del musicoterapeuta, en procesos de transferencia y de contratransferencia“.

En el Congreso participaron como asistentes titulados y técnicos del modelo Benenzon, pero también musicoterapeutas y profesionales del ámbito sanitario, social y educativo; quienes tuvieron la oportunidad de profundizar en el modelo y en sus aplicaciones didácticas y clínicas.

SATDATA recibe un Plan Avanza para el desarrollo de aplicaciones de musicoterapia

La empresa gallega SATDATA, dedicada al desarrollo de soluciones de software está inmersa desde hace algo más de un año en el desarrollo de una solución para la aplicación de sesiones de musicoterapia a través de dispositivos móviles. Y para ello ha recibido la ayuda de un Plan Avanza, lo que supone que es un proyecto cofinanciado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, dentro del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica; y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).   

El proyecto, que se denomina SMEC (Sistematización de la Musicoterapia en Entornos Clínicos), está permitiendo desarrollar herramientas para la sistematización del uso de la musicoterapia en entonos clínicos y ambulatorios y soluciones tecnológicas que permitirán la utilización terapéutica individualizada, basándose en las posibilidades que ofrecen las TIC´s, con el fin de lograr eliminar parte de las barreras que frenan el aprovechamiento de esta terapia.

Este proyecto de desarrollo tecnológico se enmarca en el bloque temático “salud y bienestar social”, identificado como prioritario en la convocatoria de los Planes Avanza, desarrollándose tareas de investigación sobre sistemas y herramientas relativos a sistemas clínicos, electromedicina, teleasistencia, telemonitorización y sistemas y herramientas que facilitan la e-inclusión y el bienestar de las personas.

Cuando el proyecto esté completamente finalizado habrán sido diseñadas herramientas que permitirán recibir sesiones de musicoterapia totalmente personalizadas e individualizadas desde la cama de un hospital o desde el sofá de un domicilio particular a través de un dispositivo móvil sin necesidad de que ningún músico tenga que desplazarse a ninguna parte, y contando siempre con la programación y supervisión de personal musicoterapeuta y clínico especializado.

Pero la solución que se está desarrollando no están solo basada en el aprovechamiento de las TIC´s para la aplicación de sesiones de musicoterapia, sino que va mucho más allá. Por ejemplo, se están investigando y desarrollando sensores y aplicaciones que permitirán medir constantes vitales de los pacientes mientras reciben las sesiones con el fin de poder hacer estudios más exactos sobre los efectos de la musicoterapia, a la vez que ayudará a supervisar los tratamientos y rediseñarlos en función de los avances del paciente, quien, además podrá interactuar con el dispositivo móvil gracias al complejo software que sustentará la herramienta de tal modo que la musicoterapia se verá reforzada por otras aplicaciones.

Para el desarrollo del proyecto SATDATA ha puesto su conocimiento tecnológico y ha involucrado a musicoterapeutas, psicólogos, médicos, y diversos especialistas para garantizar un producto de alta calidad. Además, cuenta con la colaboración del CITIC (Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universide da Coruña), que desarrollará su conocimiento en inteligencia artificial.

 La solución que está desarrollando SATDATA supondrá un gran cambio en la aplicación de esta terapia desde el punto de vista clínico pero también desde el punto de vista económico, ya que permitirá abaratar los costes y hará posible acercar la musicoterapia a todos los pacientes.

El Huffington Post habla de musicoterapia

Ayer se publicaba en el Huffington Post artículo sobre musicoterapia titulado “Musicoterapia, la música es salud”. Os dejamos el enlace directo para que podáis verlo en el periódico http://www.huffingtonpost.es/ y os copiamos el texto de la noticia literalmente:

“María, 82 años, diagnosticada de Alzheimer. Comenzó su tratamiento de Musicoterapia hace un año en su Centro De Mayores. Desde entonces, su pérdida de lenguaje se ha frenado y su agresividad es menor.

Ignacio, 35 años, un accidente de tráfico le provocó una hemiplejia lateral derecha. Con el tratamiento de Musicoterapia, ha ido mejorando su movilidad. Tras meses de trabajo es capaz de desplazarse con muletas.

Luis y Soraya, padres de un niño nacido a los 6 meses de gestación, recurrieron a la Musicoterapia que se ofrecía en la Unidad de prematuros. La Música y el canto de sus padres, guiados por el Musicoterapeuta, ayudaron a que el bebé desarrollara el instinto de succión y alcanzara su desarrollo óptimo para salir de la incubadora una semana antes que la media de otros bebés en su situación.

La AMTA (American Music Therapy Asocciation) define la Musicoterapia como la utilización científica de la Música y todo tipo de experiencias musicales para restaurar, mantener y/o mejorar la salud física y psíquica de las personas. La intervención tiene que estar dirigida por un Musicoterapeuta profesional en un entorno terapéutico, a fin de promover cambios deseables en el funcionamiento físico, cognitivo, psicológico o social de las personas. Este concepto de Musicoterapia y de sus objetivos terapéuticos encajan perfectamente con la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud, concebida como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad”.

La Musicoterapia puede aplicarse desde los primeros meses del embarazo hasta los últimos momentos de la vida de una persona. Esto hace que sus campos de intervención sean muy variados, desde personas en estado de salud hasta ámbitos como el educativo (problemas en el lenguaje, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)…), la discapacidad (Síndrome de Down, autismo…), Geriatría (Parkinson, Alzheimer…), Salud Mental (trastornos psicóticos, de la conducta alimentaria…) o Medicina (bebés prematuros, oncología, rehabilitación neurológica, dolor crónico…).

El proceso de intervención comienza por iniciativa propia del paciente o bien tras la derivación por parte de un profesional (psicólogo, médico, terapeuta ocupacional…). Para establecer los objetivos a corto y medio plazo y el tratamiento, se recabará previamente información, tanto del estado de salud del paciente y como de su historia musical, lo que conocemos como Identidad Sonora (Benenzon, 1969). Este tratamiento se aplica a lo largo de un determinado periodo de tiempo, en sesiones normalmente semanales, de una hora de duración aproximadamente. 
La estructura de las sesiones depende del sector de población al que va dirigida, del estado físico o emocional del paciente o de los objetivos terapéuticos que se persigan, entre otros. Siendo una terapia fundamentalmente no verbal, nos comunicaremos a través de la Música y de diversas expresiones musicales para obtener información que nos permita intervenir terapéuticamente.

Los recursos musicales utilizados pueden ir desde el canto, hasta el uso de instrumentos, el movimiento, la creación musical, la escucha guiada de música o la improvisación. La Musicoterapia proporciona un espacio terapéutico estructurado, ofreciendo seguridad para propiciar los cambios deseados en cada paciente.

Es fundamental la Música en directo. El Musicoterapeuta, debidamente entrenado, será capaz de adaptar cada música al paciente, con una intención terapéutica. La música grabada no permite estas adaptaciones, fundamentales para el proceso. Las reacciones ante cada tipo de música son propias de cada individuo, dependen de su estado físico y psicológico, así como de su historia personal y ambiente cultural (Mercadal-Brotons y Martí, 2008). Así, la simple escucha de un CD de música clásica no conllevará automáticamente la relajación del paciente. De igual forma, los “recetarios musicales” que recomiendan la música de Bach para el dolor de estómago, no tienen ninguna base científica.

A María, la paciente con Alzheimer, se le dibuja una sonrisa cuando ve aparecer a su musicoterapeuta con la guitarra, a pesar de su desorientación. Esta semana trabajarán la memoria, el esquema corporal y la socialización con el resto de compañeros. Ignacio, amante del heavy, va recuperando parte de su movilidad gracias a un trabajo conjunto con su fisioterapeuta. Durante las sesiones, el musicoterapeuta adapta la música favorita del paciente al trabajo de rehabilitación, propiciando una mayor motivación e implicación de éste en su evolución. Luis y Soraya han aprendido cómo involucrarse en la recuperación de su bebé. Junto con el musicoterapeuta, han descubierto la importancia del canto y el contacto piel a piel. La reproducción del sonido del corazón de la madre ha estimulado el reflejo de succión y la autonomía del bebé a la hora de alimentarse.

La Musicoterapia es una profesión emergente y poco conocida en España, lo que a veces conlleva que haya que justificar continuamente nuestro trabajo. El intrusismo profesional es otro asunto a tratar. La formación reglada como Musicoterapeuta se imparte como estudios de Postgrado en diversas Universidades y centros privados. En estos estudios se abarca tanto el área clínica como la musical y la musicoterapéutica, desde un punto de vista tanto teórico como práctico. Asociaciones nacionales e internacionales establecen que el musicoterapeuta profesional debe estar capacitado en estas tres áreas.

En Estados Unidos, Argentina o Finlandia, es una profesión normalizada y reconocida, plenamente integrada en los equipos interdisciplinares. En España, desde hace tiempo, podemos encontrar ejemplos de la aplicación exitosa de la Musicoterapia en diferentes campos y en instituciones tanto públicas como privadas. Pero el reconocimiento oficial de la profesión aún está por llegar.

En el contexto socioeconómico actual la Musicoterapia desempeña una función importante. Podemos resaltar aquí su concepción de la salud de manera global, huyendo de las parcelaciones típicas de la medicina convencional. Además es una disciplina terapéutica no farmacológica, y existen estudios científicos que demuestran de manera fehaciente una disminución considerable en la necesidad de administración de fármacos tras su aplicación. Un musicoterapeuta profesional ahorraría dinero al Sistema Nacional de Salud, utilizando una terapia no farmacológica, carente de efectos secundarios y que permite alcanzar el bienestar integral del paciente utilizando actividades placenteras, implicando a la persona y a su entorno en el tratamiento.

La Música y todas sus expresiones, inherentes al ser humano desde tiempo inmemorial, pueden ser la respuesta a los retos en el futuro de la salud.”

 

Fuente: The Huffington Post. Texto publicado en una noticia en la edición digital del 20.11.2012

Nube de etiquetas