La música y la mejora de la calidad de vida de los que más lo necesitan

Es interesante hacer notar que el jeroglífico egipcio que describía la palabra música, era similar al que significaba bienestar y alegría, dándonos esto a entender, que desde hace varios milenios, ya se sabía que la música influenciaba a los seres humanos.

“En todas las culturas, los chamanes han acompañado sus ceremonias con sonidos, música, cánticos y danzas, lo que ha provocado una simbiosis entre la música y las divinidades.”

Son quizás los habitantes de la India del período prevédico, quienes descubrieron el efecto de los sonidos y sus vibraciones sobre la salud de los seres humanos.

En todas las culturas, los chamanes han acompañado sus ceremonias con sonidos, música, cánticos y danzas, lo que ha provocado una simbiosis entre la música y las divinidades. Es por esto que ciertos instrumentos y la música que producen, son considerados en varias culturas, de origen celestial: arpa (David tocándola, alivió la depresión del rey Saúl), laúd, lira (su sonido le devolvió la cordura a Alejandro Magno).

A lo largo de la historia se documenta el uso del arrullo musical de una madre como la más tierna de las terapias. La ciencia ha demostrado que los oídos aparecen a las pocas semanas de la fecundación y además que el feto pasa la mitad del embarazo escuchando claramente los sonidos del mundo exterior.

Los estudios comprueban…
La musicoterapia como tal surge a mediados del siglo XX, como una rama de la medicina natural, cuyos efectos positivos han sido ampliamente comprobados en casos de estrés, desequilibrios nerviosos, manejo del dolor, superaprendizaje; siempre y cuando no se sustituya con ésta a la medicina convencional, sino que sirva para complementarla.

Es sabido y sentido por todos, que diferentes piezas musicales provocan que el cerebro libere neuroquímicos según las emociones que experimenta. Este factor se ha aprovechado en musicoterapia, para trabajar la recuperación de pacientes con limitaciones físicas o con alteraciones comunicativas, como es el caso del autismo, donde se han visto los resultados más impresionantes.

LIC. HEIDI DESPRADEL
hdespradel@gmail.com

VÍa | Portal de Neurociencias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: