La música y la mejora de la calidad de vida de los que más lo necesitan

Salientamos que o evento é de inteira responsabilidade da entidade abaixo mencionada, restringindo-se o Instituto Autismo & Vida à divulgação da informação à sociedade, em cumprimento ao objetivo institucional de disseminar informações sobre o autismo.

O musicoterapeuta Gustavo Schulz Gattino convida a todos para o lançamento de seu livro “Musicoterapia e Autismo: teoria e prática” que acontecerá no dia 22 de agosto, às 19h, na Livraria Cultura do Shopping Bourbon Country (Porto Alegre/RS).

No evento gratuito, a publicação estará à venda por R$ 40.

CONTEÚDO DO LIVRO:

1. Autismo: uma breve revisão;
2. Processamento auditivo-musical no Autismo;
3. Aspectos químicos e biomoleculares sobre música e Autismo;
4. História da Musicoterapia aplicada ao Autismo;
5. Avaliação em Musicoterapia aplicada a pessoas com Autismo: uma visão geral;
6. Modelos de Musicoterapia aplicados ao Autismo;
7. Musicoterapia aplicada a crianças com Autismo para auto-organização e estabelecimento de limites;
8. A integração audiovisual em Musicoterapia como proposta de atendimento para pessoas com Autismo;
9. Musicoterapia aplicada à comunicação e interação social de pessoas com Autismo;
10. Sugestão para uma sessão de Musicoterapia para crianças e adultos com Autismo.

Lançamento “Musicoterapia e Autismo: teoria e prática”
Data: 22 de agosto, às 19h
Local: Livraria Cultura do Shopping Bourbon Country (Av. Túlio de Rose, 80 – Porto Alegre/RS)
Evento gratuito

Los tratamientos musicales en pacientes diagnosticados de alzhéimer y otras demencias ofrecen notables resultados.

aliveinside4

A Patxi del Campo le gusta explicar lo que consigue con su trabajo recordando un momento vivido hace años con una paciente extremeña: “Una mujer que no hablaba, de la que no conocíamos la voz. Me dejaron una cinta con música del norte de África y, al escucharla con ella, empezó a dar palmas y seguir el ritmo, para mi gran sorpresa. Cuando terminó la primera cara, me preguntó si le podía dar la vuelta. Yo nunca había escuchado su voz. Cuando terminó la segunda cara, me empezó a contar que esa música era de cuando los moros se llevaron preso a su marido en la Guerra Civil. Había tenido una experiencia con ese sonido, había evocado una parte de su historia y la había traído al presente narrando. Ése es el trabajo de reminiscencia”.

Del Campo es director del Insti­tuto Música, Arte y Proceso, especializado en terapias musicales con pacientes diagnosticados de alzhéimer, una disciplina complementaria al tratamiento farmacológico que obtiene resultados tan llamativos como el citado en personas que sufren importantes daños cognitivos y pérdida de memoria.

“Escu­char música les produce ­segu­ridad, identidad, porque les recuerda lo que han vivido, escu­chado, bailado y habían perdido en la memoria”

“Es una herramienta que ayuda a retrasar el deterioro, nunca hablamos de curar”, precisa. “Una de las cosas básicas y bonitas es que los periodos de agitación de estos pacientes disminuyen. Escu­char música les produce ­segu­ridad, identidad, porque les recuerda lo que han vivido, escu­chado, bailado y habían perdido en la memoria. Luego intentamos socializar al paciente, para que se relacione con familiares y la gente con la que vive”.

Las técnicas que se emplean en las sesiones de musicoterapia van desde la escucha de fondo o individual al canto terapéutico, llegando a poder jugar con instrumentos musicales. Suelen ser intervenciones en grupo, aunque teniendo muy en cuenta las necesidades de cada paciente.

Raquel Guerrero, musicoterapeuta de la clínica psicogeriátrica Josefina Arregui, en Alsasua (Navarra), destaca la sistematización del proceso. “El musicoterapeuta profesional, y no cualquier persona con conocimientos musicales u otro profesional sociosanitario, emplea la música y los elementos musicales –sonido, armonía, melodía, ritmo– de forma estructurada, para conseguir una serie de objetivos terapeúticos, en función de las necesidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales de cada persona”.

Un proceso abierto

También explica que las sesiones se modulan en función de la respuesta que despiertan. “No es un proceso cerrado, tiene que adaptarse a cada persona, a los cambios que van surgiendo, a sus capacidades y limitaciones, y aunque las sesiones tienen que tener una estructura que proporcione seguridad y estabilidad a la persona enferma, con señales contextuales al inicio y al final de las mismas, el desarrollo de la sesión tiene que adaptarse tanto al nivel de funcionamiento de la persona como al aquí y ahora, estando abierta a la creatividad y a lo que en cada sesión ellos aportan y traen musicalmente”.

El primer paso para comenzar a tratar con música a pacientes con alzhéimer es conocer su historia sonora, “todas las músicas y sonidos que le han rodeado durante toda la vida, como el timbre de voz de sus familiares, por ejemplo, o en qué ambiente sonoro se ha movido”, afirma Del Campo.

Con esa información, los especialistas actúan para intentar estimular la parte del cerebro a la que se puede acceder mediante la música, “para activar recuerdos, la motricidad, para que cante, aplauda y baile con nosotros, y facilitar las relaciones sociales con quien tiene alrededor, porque no es lo mismo cantar sola que con alguien, bailar ­sola que abrazada…”.

Sin embargo, Guerrero también señala que la música actúa como puerta de acceso incluso en pacientes sin relación especial con ella. “Algunas veces las familias nos dicen que a su familiar no le ha gustado la música, que nunca le han oído cantar y mucho menos le han visto bailar, y llegan a las sesiones de musicoterapia, escuchan una canción conocida de sus años de juventud e inmediatamente su expresión cambia e incluso se arrancan a cantar o a mover las diferentes partes del cuerpo, a golpetear con los dedos la mesa siguiendo el ritmo, a silbar, a tararear”.

leer más…

La Universidad Europea premia por su valor para mejorar la sociedad el innovador proyecto de un joven psicólogo granadino

jovenes-emprendedores--644x362

Una cena, cuatro proyectos de emprendedores sociales y… un ganador. O varios, porque en este tipo de encuentros todos ganan, ya que el objetivo no es otro que apoyar las iniciativas innovadoras de jóvenes que trabajan para mejorar la sociedad. Pero en la última edición de HUB Micro(me)cenas, el evento de microfinanciación colectiva organizado por los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales de la Universidad Europea, Punto JES e Impact HUB Madrid, la presentación del psicólogo granadino Pepe Olmedo logró situarse como la preferida del público y también del jurado especial. Su proyecto, «Música para despertar» demuestra los efectos terapéuticos de la música para mejorar la salud de personas que padecen Alzheimer.

Olmedo ya participó hace unos meses en el programa «Think Big» de la Fundación Telefónica, donde estuvo preparando la aceleración de este proyecto que, a día hoy, puede traer, como cuidado paliativo, esperanza y consuelo a millones de familias que sufren esta enfermedad neurodegenerativa, a la espera de que la ciencia encuentre su cura.

leer más…

Le han dicho que cierre los ojos, pero Miguel Ángel del Pozo es incapaz. Su mano izquierda descansa sobre el cuerpo sinuoso de un violonchelo y con la derecha agarra fuerte la mano de su mujer. El arco le arranca al instrumento las notas más bonitas que, posiblemente, se hayan escuchado en la habitación 105 del Hospital Centro de Cuidados La Laguna. La vibración recorre las yemas de los dedos de Miguel Ángel, un cosquilleo que le sube por el brazo y le atraviesa el pecho. Olvida que tiene cáncer, olvida el dolor, olvida el sufrimiento. Abre los ojos y busca con sus labios la mano de su mujer. La sesión de musicoterapia está en su punto álgido.

leer más…

La Fundación EDP y la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Bizkaia (Aspanovas) han firmado este miércoles un acuerdo para realizar en el hospital de Cruces (Bizkaia) talleres de risoterapia y musicoterapia dirigidos a niños enfermos de cáncer durante los próximos meses.

El presidente de Aspanovas, Juan Carlos Fernández Gutiérrez, y Rafael Careaga de la Fundación EDP, han sido los encargados de suscribir este acuerdo. En una nota, la fundación EDP ha subrayado que la risoterapia y la musicoterapia son dos técnicas terapéuticas que están cobrando “cada vez más importancia” como “unas valiosas herramientas de trabajo en la medicina”.

En concreto, hay numerosas investigaciones y estudios teóricos que avalan la utilización de la risoterapia, ya que el “buen humor ayuda en el tratamiento de muchas enfermedades y también en su prevención. Según han subrayado, la risa tiene una función biológica, que es la de ayudar a mantener el bienestar físico y mental.

Por ello, las personas que se ríen habitualmente “tienden a tener un estado físico saludable y un carácter sonriente, ya que la carcajada desencadena todo un proceso psicológico, neurológico y fisiológico cuyos aspectos inciden sobre el sistema inmune”.

Por su parte, la musicoterapia tiene también beneficios para la salud, ya que ayuda a la restauración, mantenimiento y mejora de la salud mental y física, por lo que puede contribuir a mejorar los niveles de ansiedad, estrés y dolor de los pacientes, así como favorecer el buen estado de ánimo para disminuir en lo posible el tratamiento farmacológico y el tiempo de estancia hospitalaria.

Por lo tanto, Aspanovas ha destacado que ambas terapias pueden contribuir a su objetivo de mejorar de la calidad de vida de los niños afectados diagnosticados de cáncer.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2260422/0/fundacion-edp-aspanovas-colaboran-para-ofrecer-risoterapia-musicoterapia-ninos-con-cancer-hospital-cruces/#xtor=AD-15&xts=467263

 

musictherapy2http://www.elcorreo.com/videos/sociedad/201408/21/musicoterapia-ayuda-recordar-3741924769001-mm.html

Unos 200 usuarios tanto de centros de personas con deterioro cognitivo como de centros de mayores en Extremadura han participado en el Programa de Musicoterapia implantado por el Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad), según ha informado su directora gerente, Cristina Herrera.

leer más:

Nube de etiquetas